El crédito se desploma incluso en los montes de piedad

noviembre 01, 2012 / por / 0 comentarios



Para quien no conozca los montes de piedad, se tratan de instituciones de alargada popularidad en nuestro país pues cuentan con más de 300 años de historia, pero que las nuevas generaciones conocen poco, aunque siguen formando parte de las cajas de ahorro (muchas transformadas en bancos) funcionando de forma parecida a las casas de empeño.

Al parecer, no sólo los bancos han concedido a lo largo de 2011 muchos menos préstamos sino que hasta los montes de piedad han visto reducido el número de concesiones. Estos préstamos eran muy usados por aquellas personas que no contaban con ingresos fijos o suficiente solvencia económica, ya que los préstamos en los montes de piedad tienen como aval una joya que debe depositarse en las oficinas. Durante el último año 2011 los montes de piedad concedieron un total de 348.226 préstamos por un valor total de 216,9 millones de euros lo que supone un 6,1% menos que durante el año 2010.

A pesar de que también ofrecen cantidades en efectivo a cambio de joyas, desde la CECA (Confederación Española de cajas de Ahorros) recalcan que no son una casa de empeños, sino que su objetivo es ayudar a la inclusión social a través de préstamos de pequeño importe, de hecho, el importe de los créditos son de 690 euros de media.

El aumento del precio del oro ha propiciado que el importe de estos préstamos aumente durante los últimos años (generalmente el aval son joyas), es por ello que los préstamos de entre 1.500 y 3.00 euros han aumentado un 160% mientras que las pequeñas operaciones han caído un 42%.

El año 2009 fue cuando se alcanzó un mayor número de clientes, consecuencia de la actual crisis, ya que muchas familias vieron una solución en los montes de piedad, al poder obtener un préstamos a cambio de joyas que ayudara a aliviar la difícil situación que se atraviesa.

Anúnciate en Niktoblogs



SOBRE EL AUTOR

Licenciado en Economía y Experto en Asesoramiento Financiero y Gestión Patrimonial por la Universidad de Alicante.

Dejar comentario

*